Castaner electo nuevo líder de movimiento gubernamental en Francia
El político galo Christophe Castaner fue electo hoy como nuevo líder del movimiento gubernamental La República En Marcha (LREM), que fue fundado en 2016 por el actual presidente de Francia, Emmanuel Macron. Durante el primer Consejo Nacional de la formación celebrado en la ciudad francesa de Chassieu, en el centro del país, el único aspirante […]
El político galo Christophe Castaner fue electo hoy como nuevo líder del movimiento gubernamental La República En Marcha (LREM), que fue fundado en 2016 por el actual presidente de Francia, Emmanuel Macron.
Durante el primer Consejo Nacional de la formación celebrado en la ciudad francesa de Chassieu, en el centro del país, el único aspirante para el cargo fue seleccionado con el apoyo de casi la totalidad de los presentes, excepto dos abstenciones. 'Estoy orgulloso de haber sido electo delegado general de LREM. Me pondré al servicio de nuestro movimiento y representaré la voz de todos nuestros adherentes', publicó en su cuenta de la red social Twitter tras obtener el puesto por un mandato de tres años. Para ejercer el liderazgo de la formación, muchos esperan que el político abandone sus responsabilidades oficiales como portavoz del gobierno y secretario de Estado para las relaciones con el Parlamento, aunque todavía no existe confirmación oficial al respecto. Por otro lado, su elección despertó no pocos cuestionamientos, en tanto su condición de único candidato promovido por Macron generó dudas sobre el funcionamiento democrático interno del movimiento. De hecho, un sondeo de Odoxa mostró que el 52 por ciento de los franceses estima chocante el procedimiento para elegir al nuevo delegado general. Castaner, un ex militante socialista, está considerado la gran revelación del Gabinete, pues hasta hace pocos meses era una figura poco conocida en la política nacional. Los analistas lo señalan como uno de los más fieles hombres del presidente, y la prensa subraya su capacidad para rápidamente asumir y desempeñar el papel de vocero gubernamental. Por otro lado, políticos y especialistas coinciden en que LREM necesita un liderazgo fuerte capaz de sacar adelante el movimiento, que desde la victoria electoral de Macron pasó a ocupar papeles secundarios en el escenario político. Si bien la formación cuenta con mayoría en la Asamblea Nacional como un punto a su favor, otros factores le restan solidez como la poca experiencia de funcionamiento que no llega a los dos años (la fundación fue en 2016), así como lo heterogéneo de su composición, que incluye políticos de diversas fuerzas y actores de la sociedad civil. Los analistas subrayan que una buena parte de los diputados de LREM tiene escasa o ninguna experiencia política anterior, lo cual puede dificultar su desempeño en el complejo órgano legislativo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *