La fotografía: revolución de las imágenes
A lo largo de la historia las imágenes han acompañado al ser humano para expresarse, compartir ideas con otros y representar lo sagrado y lo profano. Ejemplo de esto son las manifestaciones artísticas de más de 40.000 años de antigüedad halladas al interior de cuevas en el sur de Francia, en el norte de España […]
A lo largo de la historia las imágenes han acompañado al ser humano para expresarse, compartir ideas con otros y representar lo sagrado y lo profano.
Ejemplo de esto son las manifestaciones artísticas de más de 40.000 años de antigüedad halladas al interior de cuevas en el sur de Francia, en el norte de España y en Asia y África, conservadas hasta nuestros días. Se trata de pinturas rupestres trazadas por cazadores primitivos que se dedicaban a la captura de bisontes, mamuts y renos, y se cree que estaban relacionadas con prácticas de carácter mágico-religioso para propiciar la caza: estas imágenes de animales habrían sido pintadas como parte de algún ritual ancestral con el fin de obtener poder mágico sobre ellos. Estas pinturas rupestres sugieren que los hombres primitivos practicaban el lenguaje visual de forma paralela al lenguaje verbal, que es el más antiguo que existe. La principal característica de las imágenes es que gozan de un carácter universal al ser el sistema de comunicación que guarda mayor similitud con la realidad y que por lo tanto pueden ser comprendidas por distintas culturas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *