En 1962, el ingeniero estadounidense Eugene F. Lally fue quien propuso utilizar una cámara digital
En 1962, el ingeniero estadounidense Eugene F. Lally fue quien propuso utilizar una cámara digital en las misiones espaciales dado que las imágenes digitales podían ser tomadas automáticamente con una alta periodicidad, siendo de gran ayuda para los astronautas, en tanto les permitía localizar su nave en el espacio (en relación a otros astros) y […]
En 1962, el ingeniero estadounidense Eugene F. Lally fue quien propuso utilizar una cámara digital en las misiones espaciales dado que las imágenes digitales podían ser tomadas automáticamente con una alta periodicidad, siendo de gran ayuda para los astronautas, en tanto les permitía localizar su nave en el espacio (en relación a otros astros) y así definir el mejor lugar de aterrizaje del módulo espacial. En 1969, la tecnología dio un paso enorme con la invención del CCD. Willard Boyle y George Smith fueron quienes diseñaron la estructura básica del primero de estos sensores. Más tarde, en 1975, la compañía Kodak lanzó la primera cámara fotográfica digital, cuya construcción fue comisionada al ingeniero estadounidense En 1992 surgió el famoso protocolo World Wide Web, conocido como www, el que permitió crear sitios web en casi cualquier país del mundo. De ahí en adelante, el avance de internet se hizo imparable y, puesto que había sido creada para compartir información, noticias y eventos, se necesitaban imágenes, lo que resultó ser el catalizador de la fotografía digital. A partir de entonces la venta de cámaras digitales compactas se disparó, pese a que a mediados de la década de los 90 todavía la resolución de los sensores llegaba solo hasta los 3 megapixeles. Con el nuevo milenio comienza el reinado de las nuevas cámaras fotográficas digitales. Desde el 2002 estas cuentan con sensores que superan los 6 megapixeles de resolución, siendo su evolución continua e incesante. Las imágenes posibles de captar con estas cámaras ya en ese entonces presentaban una calidad suficiente para la mayoría de los trabajos profesionales (periodismo y operaciones de preprensa en el contexto de la industria de la impresión gráfica), lo que supuso el abandono paulatino de las cámaras fotográficas de película, que pasarían a denominarse cámaras analógicas. Un factor importante para comprender la popularidad y masificación de la imagen digital es el hecho de que la imagen no necesita ser procesada en un laboratorio y de que la fotografía puede visualizarse de manera instantánea, inmediatamente después de la toma.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *