Principios Técnicos de la Fotografía – Héctor Dager
Son tres los mecanismos principales que regulan el paso de la luz al sensor fotográfico de una cámara. En primer lugar, el diafragma, que es un sistema de laminillas ubicado dentro del objetivo (estructura que lleva los lentes ópticos en su interior) y que regula la cantidad de luz que entra de acuerdo a las […]
Son tres los mecanismos principales que regulan el paso de la luz al sensor fotográfico de una cámara. En primer lugar, el diafragma, que es un sistema de laminillas ubicado dentro del objetivo (estructura que lleva los lentes ópticos en su interior) y que regula la cantidad de luz que entra de acuerdo a las variaciones de su abertura, las que se indican con el símbolo f y representan valores de luminosidad. Luego, el obturador, que está ubicado en el cuerpo de la cámara y controla el tiempo de llegada de esa luz al sensor; este fenómeno se conoce como velocidad de obturación (es decir, el tiempo durante el cual el obturador está abierto) y condiciona el tiempo de exposición del sensor a luz.
Y por último, la escala de sensibilidad, que es la cantidad de luz que necesita el sensor para captar una foto, es decir, la «sensibilidad a la absorción de la luz».
Al programar una cámara en modo automático, esta entregará una solución estándar para la exposición fotográfica, pero en su modo mecánico es posible explorar otras posibilidades y decidir el efecto deseado. En el siguiente cuadro resumimos los principios básicos para comenzar a explorar los tres factores mencionados, que están interrelacionados matemáticamente. De ellos dependerá una correcta exposición: un exceso de luz genera sobrexposiciones (fotografías demasiado claras), mientras que la falta de luz, genera subexposiciones (fotografías demasiado oscuras).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *