CUSTOMATISMO: RUBÉN ORTIZ TORRES EN EL MUAC
El Museo Universitario de Arte Contemporáneo (MUAC) de la UNAM presenta desde el 26 de octubre Customatismo, una exposición retrospectiva del reconocido artista contemporáneo mexicano Rubén Ortiz Torres (Ciudad de México, 1964). Figura clave durante las décadas del 80 y 90, el trabajo exhibido de Ortiz Torres en el MUAC tendrá como foco los giros en […]
El Museo Universitario de Arte Contemporáneo (MUAC) de la UNAM presenta desde el 26 de octubre Customatismo, una exposición retrospectiva del reconocido artista contemporáneo mexicano Rubén Ortiz Torres (Ciudad de México, 1964). Figura clave durante las décadas del 80 y 90, el trabajo exhibido de Ortiz Torres en el MUAC tendrá como foco los giros en las estrategias de producción artística y el rol artístico e intelectual de este artista frente a las formas hegemónicas del arte contemporáneo, principalmente dominado por el minimalismo de los 90.   La obra de Rubén Ortiz Torres es una ilustración viva de las transformaciones que atravesó el arte en las dos últimas décadas del siglo XX. Su trabajo ha sido uno de los primeros en México en posicionarse en las corrientes de arte post-vanguardista y modernista, protagonizando los cambios en los lenguajes y formas de representación tradicionales. De la misma forma, su amplia producción ―tanto en volumen como en variedad de soportes― que oscila entre el pop-art y una estética similar a la de algunos yBas (Young British Artists) han puesto a Ortiz Torres dentro de un esquema que escapa del localismo mexicano. Bajo la curaduría de Mariana Botey, Customatismo explora un vasto terreno que va desde las promesas del suprematismo ruso hasta la extensa producción de arte político de las vanguardias latinoamericanas. El artista explora cómo las vanguardias del siglo XX han negociado con la cultura popular del continente americano, negociación caracterizada por una constante migración de América Latina hacia los Estados Unidos. Y, en consecuencia, su obra visibiliza los procesos históricos que han devenido en la internacionalización del arte mexicano, ubicando a dicho país como un escenario de producción alternativa con relación a las prácticas artísticas de cohorte político y postcolonial. Por último, Ortiz Torres traza una suerte de puente entre el pop-art y los códigos de representación conceptuales de la Escuela Mexicana. Esta vinculación que hace el artista asume una reinterpretación del desplazamiento de la alta cultura y la inclusión de la cultura popular dentro de las bellas artes, donde el muralista mexicano Diego Rivera (1886-1957) aparece como un predecesor clave para el lenguaje de Andy Warhol (1928-1987).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *