Isla de Pascua: fútbol amateur en estado puro
El fútbol es el deporte más popular en Rapa Nui FIFA.com habló con un jugador y una jugadora de la isla Dato alentador: cada vez lo practican más mujeres “En Isla de Pascua, el fútbol se juega por amor al arte”. Roberto Peña Araki tiene 41 años es una de las estrellas futbolísticas de Rapa Nui, nombre […]
  • El fútbol es el deporte más popular en Rapa Nui
  • FIFA.com habló con un jugador y una jugadora de la isla
  • Dato alentador: cada vez lo practican más mujeres
“En Isla de Pascua, el fútbol se juega por amor al arte”. Roberto Peña Araki tiene 41 años es una de las estrellas futbolísticas de Rapa Nui, nombre oficial de este paradisíaco municipio chileno ubicado en el Océano Pacífico, a 3.700 kilómetros del territorio continental. Peña Araki nació y creció en esta isla de 363 km2, cuya población de 7.500 habitantes se compone mayormente por la etnia rapanui, pero también por chilenos que llegan para trabajar en servicios del turismo. Esta es la principal fuente de ingreso de Isla de Pascua, mundialmente conocida por los moaís, estatuas esculpidas en toba volcánica que representan el hogar de los espíritus, conservando la energía de los nativos muertos. De hecho, dos moaís dan un marco imponente al estadio Municipal de Hanga Roa, sede de todos los partidos y escenario de los hitos más relevantes del fútbol rapanui. “En 2009, la ANFA (Asociación Nacional de Fútbol Amateur) invitó a la selección de Rapa Nui a abrir la Copa de Chile aquí contra Colo Colo”, revive el mediocampista. “Nos preparamos dos meses con Miguel Ángel Gamboa, que jugó el Mundial de España 1982 con Chile, y aguantamos 30 minutos, pero nos ganaron 4-0. Ustedes, la FIFA, lo llamó ‘El Partido del Siglo’. Y eso fue para nosotros”.
A Colo Colo celebrates after scoring against Rapa Nui during their Copa Chile match in Hanga Roa, August 5 2009. Marco Muga/ANFP Chile
© Others
Tras ganar en 2012 la primera edición de la Copa de los Pueblos Originarios, el gobierno local comenzó la remodelación del estadio, que en 2014 pasó a tener una capacidad de 3 mil espectadores, luz artificial, pasto sintético y pista de atletismo. “Para la inauguración vinieron Pelé y Elías Figueroa. ¡Y yo estaba ahí!”, recuerda Peña Araki, quien milita en Hanga Roa FC, uno de los clubes más importantes de la isla. Con el FC Moeroa protagonizan el derbi y pueden a juntar 400 personas. El fútbol local tiene hoy dos torneos. “El Competidores, con 12 equipos, y el Senior, para mayores de 35, con 6. Uno se juega martes y viernes, el otro sábados y domingos. ¿Cobertura mediática? ¡Las tablas y el programa se pasan por WhatsApp!”. El campeón no compite afuera de la isla. Es más, la Asociación de Fútbol (AFIPA) busca reincorporarse a la ANFA para tener un marco orgánico. Aún así, alguien pensó en postular a Rap Nui como sede de la Copa Mundial de Beach Soccer de la FIFA 2021… Peña Araki, quien además brinda apoyo económico desde sus emprendimientos turísticos, también piensa en el futuro. “Amo el fútbol, y veremos cuántos equipos quedan tras el coronavirus, porque mucha gente no volverá por un tiempo a la isla. Yo haré todo lo que pueda para que crezca”.
Image of the Easter Island men's team
© Others

Las mujeres piden cancha

Vai Iti Tuki tiene 39 años, y también nació y creció en la isla. Heredó el amor del fútbol de su papá, y como a todas las de su edad, al principio jugó con varones. “No me importaba, yo solo quería patear una pelota”, dice a FIFA.com la capitana de la selección femenina rapanui, encargada en 2009 de organizar a las alcanza pelotas para El Partido del Siglo. Una selección que ella misma ayudó a formar en 2016. “Siempre armaba equipos en la escuela, y al regresar de vivir unos años en Viña del Mar, noté que varias querían algo más organizado”. La Corporación de Deportes y Recreación Rapa Nui les hizo un hueco en el estadio, y se lo tomaron en serio. El debut internacional llegó en 2017, en un cuadrangular con tres equipos de la isla y uno argentino.
Image of the Easter Island women's team
La invitación al Festival de las Islas 2018 en Tahití actuó de propulsor. “Competimos en fútbol sala, pero nos fue mal. En 2019 volvimos a ir, ahora como club y a jugar fútbol 7, y salimos cuartas. Todas sacrificamos mucho para entrenar, eso nos motivó”. Cuando se prepraban para medirse con Colo Colo en noviembre, el estallido social en el Chile las frustró. Y mientras se entrenaban penando en volver a Tahití para jugar en fútbol 11, apareció el COVID-19. El aislamiento es duro. “La cancha es una segunda casa para nosotros. Se extraña”. Pero nada las frena y apuntan a lo social. “Nos asociamos a un club para crear su equipo femenino, nos llamaremos Club Deportivo Kaveheke. Eso atraerá a más niñas, y el fútbol las ayudará a encontrar su lugar aquí”. Nota: agradecemos la colaboración de Víctor Prats, presidente de Hanga Roa FC, y Miguel Ángel Gamboa para la realización de la nota
Image of the Easter Island women's team
© Others

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *