Gunnarsdóttir es imparable
Sara Björk Gunnarsdóttir, elegida seis veces jugadora islandesa del año En noviembre de 2019 se publicó su libro Óstöðvandi (“Imparable”) "Tenía una historia que contar, con la que pudieran identificarse muchas personas" No cabe duda de que Sara Björk Gunnarsdóttir es una gran futbolista: ha sido elegida seis veces la mejor jugadora islandesa del año, ganó cuatro […]
  • Sara Björk Gunnarsdóttir, elegida seis veces jugadora islandesa del año
  • En noviembre de 2019 se publicó su libro Óstöðvandi (“Imparable”)
  • "Tenía una historia que contar, con la que pudieran identificarse muchas personas"
No cabe duda de que Sara Björk Gunnarsdóttir es una gran futbolista: ha sido elegida seis veces la mejor jugadora islandesa del año, ganó cuatro Ligas suecas con el FC Malmo y el FC Rosengard, y con el Wolfsburgo alemán conquistó tres dobletes de Liga y Copa. Sin embargo, el camino hasta la cima no siempre fue fácil, y Gunnarsdóttir, que ha disputado 131 partidos con la selección de su país, ha tenido que enfrentarse una y otra vez a nuevos desafíos. La jugadora contó su fascinante historia en el libro Óstöðvandi [ndlr: imparable], que vio la luz en noviembre del año pasado. "En 2018 me nombraron la mejor deportista islandesa del año. Es una de las distinciones más importantes que hay para los deportistas de mi país, porque abarca todas las disciplinas deportivas, tanto femeninas como masculinas. Fue un verdadero honor", afirma la centrocampista en su entrevista con FIFA.com. "Poco después recibí un mensaje de Magnus Helgason, el encargado de escribir el libro. Tras ganar aquel premio, me dijo que era el momento ideal para contar mi historia", continúa. "Todavía no soy mayor, pero tengo experiencia. He vivido muchas cosas a lo largo de mi carrera, y también he sufrido mucho. Por eso pensé que tenía una historia que contar, una historia con la que pudieran identificarse muchas personas, no solo futbolistas. Ese era el motivo por el que quería compartir mi historia". En su libro, Gunnarsdóttir, de 29 años, relata el largo camino de una niña que se crio en un pueblecito de Islandia hasta convertirse en una de las mejores futbolistas de Alemania. "En mi opinión, esa lucha constante, así como los contratiempos, son los que me han hecho la persona que soy en la actualidad. Y me han forjado la personalidad que me caracteriza, en mi juego y en mi forma de ser. Estuve dos años peleando con las lesiones, una rotura del ligamento cruzado y una fractura de fémur. Sinceramente, llegué a pensar que no volvería a jugar al fútbol nunca más", cuenta. "En el libro hablo mucho de esos contratiempos, de todo por lo que tuve que pasar y de cómo he llegado a la situación en la que me encuentro en estos momentos. También hablo un poco de mi vida personal, de la ansiedad en el fútbol, de cómo puede afectarte la pasión y de cómo gestioné todo eso". Y agrega: "Al final del libro explico que me siento muy orgullosa de ser la persona que soy hoy en día por los éxitos que he cosechado, pero principalmente por los contratiempos y por cómo lidié con ellos".
Sus palabras ponen de manifiesto por qué Gunnarsdóttir decidió titular así su libro. Es como si nada ni nadie hubieran podido frenarla nunca. Ya de pequeña quería ganar siempre, bien fuera jugando a las cartas o al fútbol. Y cuando los demás le decían que no lo iba a conseguir, su motivación crecía aún más. "Siempre estaba compitiendo contra mí misma. Quería comprobar hasta dónde era capaz de llegar. Cada vez que me lesionaba, mi único objetivo era hacer desaparecer el dolor y volver a jugar. Un año después empecé a jugar en la selección sub-17, en la sub-19 y en la absoluta. Todo eso en menos de un año", relata. "‘Vaya, ahora sí que puedo poner el listón muy alto’, pensé. A los 20 declaré ante los medios de comunicación que quería ser la mejor centrocampista del mundo. Seguramente, muchos se rieron de aquello. Siempre he confiado mucho en mí misma, y mi mentalidad me ha llevado hasta donde estoy ahora". Gunnarsdóttir se refiere al Wolfsburgo, equipo en el que juega desde 2016 y que abandonará al finalizar la temporada. Pero antes de que expire su contrato, la islandesa quiere ganar más títulos con su club, ahora que la Bundesliga alemana va a retomar su actividad el 29 de mayo. "Es un alivio saber que vamos a volver a jugar. Junio será un mes muy intenso, pero hemos entrenado mucho. Hemos empezado a entrenar con el equipo y todas estamos en muy buena forma. Somos profesionales y hemos hecho los deberes. Me siento bien, me siento preparada, y mis compañeras también". ¿Qué es lo que más extraña? "Estar en el vestuario con el equipo, agarrar el balón. En este tiempo me he dado cuenta de cuánto lo he extrañado, de cuánto he echado de menos jugar al fútbol. Cuando nos volvimos a juntar por primera vez, me sentí como una niña pequeña en su primer día de entrenamiento. Estoy agradecida de poder volver", apunta con ilusión. "Lógicamente, me gustaría acabar la temporada ganando algún que otro título con el Wolfsburgo y jugando varios partidos. Ha sido un año muy emocionante con la Liga, la Copa y la Liga de Campeones. Las cosas han cambiado un poco. Ojalá podamos conquistar Liga y Copa. El objetivo es que el Wolfsburgo gane dos títulos este año. Sería fantástico", concluye. Teniendo en cuenta el título de su libro, será muy difícil que Gunnarsdóttir no consiga lo que se ha propuesto…

En Islandia el lema es: ¡luchas sin importar lo que pase! Puede que no tengamos las mejores habilidades, pero lucharemos hasta el final. Eso realmente nos hace especiales. Si no no tenemos, no somos realmente nosotros mismos.

Sara Björk Gunnarsdottir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *