Jakabfi: «Una aprende a valorar más las cosas»
Zsanett Jakabfi juega desde 2009 en el VfL Wolfsburgo En 2007 debutó con la selección nacional de Hungría "Intento transmitir un poco la mentalidad alemana" Home is where the heart is (“Tu hogar es donde está tu corazón”) El título de esta canción de Elvis Presley le viene como anillo al dedo a Zsanett Jakabfi. […]
  • Zsanett Jakabfi juega desde 2009 en el VfL Wolfsburgo
  • En 2007 debutó con la selección nacional de Hungría
  • "Intento transmitir un poco la mentalidad alemana"
Home is where the heart is (“Tu hogar es donde está tu corazón”) El título de esta canción de Elvis Presley le viene como anillo al dedo a Zsanett Jakabfi. No en vano, la húngara es una de las futbolistas que más años lleva en las filas del Wolfsburgo. A principios de 2020 prolongó su contrato un año más, por lo que cumplirá su duodécima temporada con las Lobas. Jakabfi tenía apenas 19 años cuando desembarcó en la Bundesliga alemana. ¿Y cómo ha llegado el Wolfsburgo a ser el equipo de sus amores? Su respuesta es clara: "Por el ambiente que hay en el equipo", cuenta en su charla con FIFA.com. "Pero también por la profesionalidad y el camino que hemos recorrida juntas con el equipo. Tal vez no con la totalidad de las jugadoras, pero sí con algunas. Todo eso hacen de él un lugar muy especial para mí, y explica también por qué llevo tanto tiempo aquí". Un camino por el que han conquistado 13 títulos: dos Ligas de Campeones Femeninas de la UEFA, cinco Bundesligas y seis Copas de Alemania. Si fuera por Jakabfi, esta temporada deberían sumar otros tres más. De hecho, el Wolfsburgo sigue vivo en las tres competiciones y parece haber vuelto intacto del parón forzoso por el coronavirus. La Bundesliga femenina se reanudó el pasado 29 de mayo, y el equipo ha retomado la actividad justo por donde la había dejado. "Tenemos una grandísima ambición y unos objetivos muy claros, y no los hemos perdido de vista en ningún momento pese a lo extraordinario de la situación. Esto es lo que distingue a nuestro equipo", señala Jakabfi, que ha sido elegida la mejor futbolista húngara del año en ocho ocasiones. "Lógicamente, en el terreno de juego aún no nos sale todo bien. Rara vez tenemos tres meses de descanso, y a todas nos falta ritmo de competición. Pero lo damos todo e intentamos imponer nuestro juego. Esa es la razón por la que hemos ganado estos partidos con tanta autoridad".
Pese a las victorias en la Bundesliga y su clasificación para la final de Copa, Jakabfi también ha reflexionado sobre lo especial de esta situación. "No tenía la libertad para ir a ver a mi familia. ¿Y si hubiera pasado algo? Obviamente, no hay que pensar así, pero ha sido un poco difícil pasar la cuarentena sola en Wolfsburgo, sin mi familia", reconoce la centrocampista. "La clave está en verle el lado bueno a las situaciones más adversas. Y creo que sí ha habido aspectos positivos. Hemos tenido tiempo de parar, por así decirlo; de reflexionar sobre muchas cosas o de pasar más tiempo con nuestra pareja. Siempre hay cosas que una intenta hacer mejor cuando ve todas las tragedias que ocurren en el mundo. Una se vuelve más reflexiva automáticamente. También creo que este tiempo traerá cambios, y una aprende a valorar más las cosas". Jakabfi también valora mucho la experiencia que ha adquirido en Alemania y de la que se beneficia la selección femenina de su país desde 2007, año de su debut. Hungría ocupa la 43.ª posición en la Clasificación Mundial Femenina FIFA/Coca-Cola, y es tercera del Grupo F del clasificatorio para la Eurocopa Femenina de la UEFA. "Sí que ha habido una evolución. Quizá no de la dimensión que habíamos imaginado, especialmente en la selección", indica Jakabfi sobre el rumbo del fútbol femenino en Hungría. "Pero es cierto que tanto la Liga como la selección femenina se han profesionalizado mucho. Ahora tenemos entrenadores que se dedican a esto de manera profesional. Estos pasos hacen que el fútbol femenino húngaro sea mejor. No obstante, todavía nos faltan algunas cosas para llegar a estar algún día al máximo nivel internacional". Jakabfi, de 30 años, ha crecido futbolísticamente en Alemania, y su deseo no es otro que contribuir a dinamizar este proceso evolutivo. "Procuro trasladar a Hungría todo aquello que he aprendido y vivido aquí, en particular en el Wolfsburgo. Intento transmitir un poco la mentalidad alemana para tratar de ayudar. Sobre todo, en términos de la mentalidad futbolística de Alemania, de la garra, el no bajar nunca los brazos, la solidez y esa fe incondicional".

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *