Karachik: «Las emociones se disparan cuando marcas con tu país»
Lyudmila Karachik es la gran goleadora de Uzbekistán Cristiano Ronaldo es su fuente de inspiración Su aspiración: jugar la Copa Mundial Femenina de 2023 Si en el mundo del fútbol existiera el premio a la futbolista de hierro, Lyudmila Karachik sería, sin ninguna duda, una firme candidata a ganarlo. La delantera, de 25 años, no se […]
  • Lyudmila Karachik es la gran goleadora de Uzbekistán
  • Cristiano Ronaldo es su fuente de inspiración
  • Su aspiración: jugar la Copa Mundial Femenina de 2023
Si en el mundo del fútbol existiera el premio a la futbolista de hierro, Lyudmila Karachik sería, sin ninguna duda, una firme candidata a ganarlo. La delantera, de 25 años, no se ha perdido ni un solo encuentro desde que fichó por el Bunyodkor en 2018, club con el que ha marcado 77 goles en 68 partidos en todas las competiciones. Además, Karachik fue la máxima realizadora de la pasada temporada de la liga uzbeka con una cifra récord de 42 goles. Sin embargo, su camino hasta aquí no ha estado exento de sacrificios. Karachik se lesionó en la Supercopa Femenina de Uzbekistán del año pasado contra el Sevinch y estuvo a punto de pedir el cambio. Pero, pese al dolor que le causó la lesión, siguió jugando y acabó marcando el gol de la victoria. Karachik ha vuelto a demostrar su perseverancia esta temporada. A pesar de las dificultades generadas por la COVID-19, Karachik ha conseguido mantenerse en buena forma. El 31 de mayo, firmó un doblete en la Supercopa Femenina de Uzbekistán, en la que el Bunyodkor obtuvo un cómodo triunfo por 4-1 contra el mismo rival que el año anterior. "El virus nos ha hecho la vida más difícil a todo el mundo", cuenta la delantera a FIFA.com. "Pero yo he seguido trabajando a tope. Era consciente de la preparación que necesitábamos para defender el título de la Supercopa, y me encantó ver que mis esfuerzos obtuvieron su recompensa cuando levantamos el trofeo". "Obviamente, huelga decir que fue gracias al esfuerzo colectivo de todo el equipo. Todas entrenamos mucho durante el confinamiento y nos pusimos a punto para la competición. Ofrecimos nuestra mejor versión contra rivales muy fuertes y ganamos". Karachik, que está en plena forma, adora el fútbol desde que era pequeña. Tanto que, cuando sus padres la llamaban para que volviera a casa, los ignoraba y seguía jugando en la calle con los chicos. "Estaba loca por el fútbol, y solo pensaba en jugar", reconoce. "Y era imposible intentar separarme del balón". [ríe]
Como cualquier otra niña, Karachik también tenía un ídolo, y el suyo no es otro que Cristiano Ronaldo. "He seguido a Ronaldo por televisión desde que era pequeña", afirma. "No deja de maravillarme todo lo que hace en la cancha. Su técnica, su velocidad y, sobre todo, su actitud hacia el trabajo". "Siempre se esfuerza al máximo en los entrenamientos, por eso no es de extrañar que haya conseguido tantas cosas en el fútbol. Para mí, ha sido un ejemplo a seguir todos estos años". El primer club en detectar el talento precoz de Karachik fue el Khushbegi, que la fichó cuando solo tenía 15 años. Al año siguiente llamó la atención de Elmira Gulamova, por aquel entonces seleccionadora del combinado sub-19 de Uzbekistán, quien decidió convocarla. Al empezar a representar a su país, la carrera de Karachik entró en una nueva dimensión. "Ella cambió el rumbo de mi vida", dice Karachik sobre Gulamova, su entrenadora actual en el Bunyodkor. "Vio el potencial que tenía y me ofreció la oportunidad de jugar en la selección [juvenil] y, posteriormente, en el Bunyodkor". "Me ayudó a pasar del nivel amateur a convertirme en futbolista profesional. Me ha animado a ser mejor jugadora todos estos años. Es mi mentora, y no solo en el fútbol, sino en la vida". Karachik progresó a pasos agigantados con la selección juvenil uzbeka y, tan solo un año después, dio el salto al combinado absoluto. Desde entonces, ha marcado 21 goles en 28 partidos internacionales. La artillera logró tres dianas en el clasificatorio para la Copa Asiática Femenina de la AFC 2018 y, posteriormente, marcó otros dos tantos en el clasificatorio asiático para el próximo Torneo Olímpico de Fútbol Femenino. Si bien Uzbekistán no logró sellar su billete para ninguna de estas dos citas, Karachik es optimista de cara al futuro. "Hemos adquirido una buena experiencia internacional", asegura. "Jugar contra rivales más fuertes nos ha permitido mejorar. Nos hemos dado cuenta de que debemos evolucionar, tanto física como técnicamente, si queremos competir contra las mejores selecciones de Asia". La decisión de ampliar la Copa Mundial Femenina de la FIFA™ a 32 países para la edición de 2023, que se disputará en Australia y Nueva Zelanda, ha aumentado las esperanzas que tiene Karachik de jugar el torneo más prestigioso de todos. "Marcar con mi país es especial. Las emociones se disparan cuando metes gol en un partido internacional", subraya. "Te produce un orgullo increíble". "Todas soñamos con ir a la Copa Mundial Femenina. Nos esforzaremos por superar la fase de clasificación y poder ver nuestra bandera en un Mundial. Tenemos todo lo necesario para conseguirlo: un deseo y mucho trabajo. Pero, tal vez, nos haga falta esa pizca extra de suerte. Para mí sería el punto culminante de mi carrera, y haré todo lo que pueda con tal de lograrlo".

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *