Del arbitraje a la lucha contra la demencia y la soledad
George Cumming fue director de Arbitraje de la FIFA Ahora es voluntario en Sporting Memories La fundación utiliza los recuerdos para combatir la demencia, la depresión y la soledad George Cumming asegura que el fútbol ha enriquecido su vida de manera inconmensurable. Lo ha llevado a ejercer como jugador, árbitro y administrador, desde Escocia a […]
  • George Cumming fue director de Arbitraje de la FIFA
  • Ahora es voluntario en Sporting Memories
  • La fundación utiliza los recuerdos para combatir la demencia, la depresión y la soledad
George Cumming asegura que el fútbol ha enriquecido su vida de manera inconmensurable. Lo ha llevado a ejercer como jugador, árbitro y administrador, desde Escocia a Malasia pasando por Suiza. Ahora, y puesto que el deporte le ha dado tanto, el exdirector de Arbitraje de la FIFA se sirve del fútbol para dar algo a cambio. Y lo hace como voluntario de Sporting Memories, una fundación sin ánimo de lucro dedicada a combatir la demencia, la depresión y la soledad a través de los recuerdos deportivos y la actividad física. "Quería hacer algo de voluntariado cuando hace años vi un reportaje en televisión sobre Sporting Memories y me pareció ideal", explicó a FIFA.com. "Desde entonces colaboro con el mismo grupo en Motherwell y lo disfruto tanto como los participantes. Para mí, Sporting Memories tiene dos aspectos. Está el aspecto de la demencia, que es muy importante, pero mucha gente que asiste a nuestras sesiones no padece demencia en absoluto. Combatir la soledad y el aislamiento, proporcionar un poco de compañía y camaradería durante una hora y media es decididamente igual de importante, en mi opinión. Sé que para algunos de los que acuden, es el punto álgido de su semana".
The Ravens Court Sporting Memories group during a visit to Hampden Park.
Sporting Memories ha experimentado un rápido crecimiento en estos últimos años, impulsada por las incontestables pruebas de su éxito. Así, Cumming es solo uno de los 265 voluntarios con capacitación previa que actualmente colaboran con la fundación en el Reino Unido. Y aunque ninguno de ellos posee su historial futbolístico, él no quiere ser el centro de atención. "Solo intento hacer cosas diferentes que los participantes disfruten", afirmó el escocés. "Hacemos cosas como repasar el abecedario nombrando a un deportista famoso con cada letra, y también tengo un proyector, así que les pongo partidos antiguos en pantalla grande. También salimos cuando podemos. Llevé a mi grupo a Hampden, por ejemplo, y fue un día fantástico. Visitamos el estadio, lo que estuvo muy bien, y luego nos llevaron a dar una vuelta por el museo. Les encantó. Todos los participantes conocen mi trayectoria, pero no hablamos mucho de eso. Es su reunión, no la mía, y prefiero oírles contar historias suyas a que ellos escuchen las mías".
George Cumming coaches young referees during his time with the Asian Football Confederation.
Y no es que Cumming no tenga batallitas para contar. Exmediocentro de tres clubes escoceses históricos, Partick Thistle, St Mirren y Hamilton, estaba "con un pie fuera del fútbol", según sus propias palabras, cuando el destino se cruzó en su camino. "Vi que había un curso de arbitraje y quería hacer algo para mantenerme en forma, así que fui, aprobé el examen y empecé a arbitrar en mi liga amateur local. Desde ahí, fui ascendiendo de categoría hasta arbitrar en la Premier League escocesa. Pero estaba combinándolo con mi trabajo como subdirector de escuela, y cuando me ofrecieron el puesto de instructor de árbitros en la Federación de Fútbol de Escocia, se me planteó un dilema enorme. Llevaba 20 años en la enseñanza y dejarlo era una decisión muy importante. Sin embargo, nunca me he arrepentido de haberlo hecho". Dar ese paso tuvo su recompensa unos diez años después, cuando se le presentó la posibilidad de convertirse en el primer director de Arbitraje de la FIFA. "Significaba estar al frente de los árbitros en la Copa Mundial 2002, y fue una gran experiencia, aunque muy dura debido a que todo estaba dividido en dos países y había una sede arbitral en cada uno de ellos", puntualizó Cumming. "¡Y en 2002 la tecnología no era ni por asomo tan buena como lo es hoy!”.
George Cumming with the Ravens Court Sporting Memories group during a visit to Hampden Park.
Nuestro protagonista también ocupó durante un tiempo el cargo de director en funciones de la División de Desarrollo de la FIFA, supervisando entre otros el fútbol femenino, el fútbol sala y la medicina deportiva. Posteriormente se puso al frente del "Proyecto Futuro" de la AFC, un programa de desarrollo arbitral. "Durante ese tiempo viví en Kuala Lumpur y fue una experiencia fabulosa", rememoró. Ahora, con 73 años, jubilado y de vuelta en Escocia, puede dedicarse a su otra pasión deportiva, el golf. No obstante, siempre vuelve al fútbol, y en su papel como voluntario, ha podido comprobar su poder beneficioso en todo su esplendor. "Tocamos todos los deportes, pero en mi grupo es principalmente el fútbol, sencillamente porque es lo que más interesa a los participantes. El fútbol significa mucho para mucha gente distinta y es una parte muy grande de la vida, por lo menos así es en este país", aseveró. "Lo hemos visto recientemente con el vacío que deja el fútbol cuando no está. Por toda la mala prensa que recibe, a veces es el aglutinante que todo lo une. Cuanto antes volvamos a ver fútbol, jugar al fútbol y hablar de fútbol, más felices seremos todos".

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *