McDonald y un orgullo para siempre
Montserrat se enfrentará a El Salvador, Antigua y Barbuda, Granada e Islas Vírgenes Estadounidenses Por cuarta vez desde septiembre de 2018, Montserrat se verá las caras con El Salvador Massiah McDonald habló con Concacaf.com sobre los progresos recientes del equipo Montserrat se enfrentará a El Salvador por cuarta vez desde septiembre de 2018, en esta […]
  • Montserrat se enfrentará a El Salvador, Antigua y Barbuda, Granada e Islas Vírgenes Estadounidenses
  • Por cuarta vez desde septiembre de 2018, Montserrat se verá las caras con El Salvador
  • Massiah McDonald habló con Concacaf.com sobre los progresos recientes del equipo
Montserrat se enfrentará a El Salvador por cuarta vez desde septiembre de 2018, en esta ocasión en el Grupo A de la primera ronda de clasificación de la Concacaf para la Copa Mundial de la FIFA Catar 2022™. Las dos selecciones se vieron las caras en septiembre de 2018 durante la primera ronda de eliminatorias para la Liga de Naciones de la Concacaf (LNC) y, a continuación, el pasado otoño en otros dos partidos correspondientes al Grupo B de la Liga B de la LNC 2019-20. Esos tres encuentros terminaron con victorias de El Salvador, aunque por escaso margen, incluido el agónico triunfo por 1-0 de El Salvador en el último minuto del partido de la LNC disputado en San Salvador en noviembre del año pasado. En 2021, el equipo de la isla esmeralda disfrutará en casa de otra oportunidad contra los Cuscatlecos, con la esperanza de anotarse tres puntos importantísimos. “El Salvador resultó nuestro rival más complicado la última vez que jugamos. Por juego, ellos merecían ganar, pero marcaron el gol de la victoria —¡otra vez!— en el minuto 90, como parece que hacen siempre”, declaró Massiah McDonald, mediocampista de Montserrat, en una entrevista concedida en exclusiva a Concacaf.com tras el sorteo preliminar. “Las cosas podrían haber sido muy diferentes si hubiéramos empatado. Era el momento ideal para nosotros, y además un gran momento, porque somos la pequeña Montserrat y paramos los pies a El Salvador hasta el minuto 90. Estamos hablando de jugadores que se dedican profesionalmente al fútbol en Estados Unidos o en El Salvador, pero nos dejamos la piel en el campo. Para nosotros, cada partido es como una final de copa; lo es todo y salimos a darlo todo. Puede que haya quien piense que somos la vieja Montserrat, pero no es así. Tenemos buenos jugadores”.

Con las esperanzas a tope

Montserrat, que terminó 11º en las eliminatorias para la LNC y se perdió por muy poco el pase a la Copa Oro de la Concacaf 2019, se batirá en el Grupo A, además de con El Salvador, con Antigua y Barbuda, Granada y las Islas Vírgenes Estadounidenses. McDonald reconoce que resultará muy difícil auparse al primer puesto del grupo, pero considera que su equipo seguirá siendo competitivo hasta el final. “A decir verdad, ganar el grupo sería pedir mucho, aunque también es cierto que no paramos de dar sorpresas. La gente no esperaba que estuviéramos donde estábamos cuando se nos escapó la Copa Oro por los pelos. Llegamos muy lejos en muy poco tiempo, y creo que algunos empezaron a prestarnos atención. Contamos con un colectivo de jugadores capaces de cohesionarse en muy poco tiempo y dar la campanada”, afirmó McDonald. Entre los principales artífices de la eclosión de Montserrat en los últimos años destaca un grupo de jugadores nacidos y afincados en Inglaterra con derecho a jugar con la selección. Este núcleo de futbolistas, junto con los problemas logísticos que deben superar los contrarios para jugar en la isla, han convertido el combinado de Montserrat en uno de los rivales más difíciles del Caribe. “Resulta complicado llegar a Montserrat, porque hay que desplazarse muy lejos y esto nos ayuda muchísimo. Además, nosotros estamos acostumbrados a los largos viajes y ya llevamos cinco días en el país que nos toque jugar, mientas que los demás equipos llegan solo con un día de antelación. Por otro lado, aunque hace calor en nuestra isla, estamos aclimatados a esas condiciones y nuestro sistema de juego siempre ha seguido el estilo inglés. Creo que, por esta razón, a los demás equipos no les gusta enfrentarse a nosotros. Nuestro juego es bastante físico, pero también contamos con jugadores a los que les gusta tocar el balón. Tenemos a uno de los mejores delanteros del Championship inglés (Lyle Taylor) y a muchos compañeros que juegan en las más altas categorías del fútbol inglés y que contribuyen a cohesionar las cualidades y condiciones de todos los jugadores. Es una buena mezcla”, aseguró McDonald. El jugador del Eastwood CFC, de 29 años de edad, confía en que Montserrat siga atrayendo la atención con su fútbol y contribuir así a la economía de la isla. “Es un país precioso y tiene muchas playas muy bonitas a las que no van los turistas. El paisaje es espectacular, hay vegetación por todas partes y las vistas son increíbles. Por eso me parece fantástico dar visibilidad a Montserrat y conseguir que la gente piense en ella. Con suerte, podremos contribuir a la economía y a la situación financiera de la isla”, explicó McDonald.
Montserrat line up for a team photo
© Concacaf
Otro de los aspectos decisivos que han propiciado la eclosión de Montserrat ha sido la mano firme del seleccionador Willie Donachie, un escocés de 68 años de dilatada experiencia. “Es uno de los entrenadores más expertos que podríamos tener. Conoce bien su oficio, ha disputado el Mundial con Escocia y jugaba en el Manchester City. Sabe de lo que se habla y cómo podemos ganar partidos; ¡y funciona! Se ha convertido en un soplo de aire fresco. Todos cumplimos con nuestra parte y aportamos nuestro trabajo. Jugar con Montserrat en estos momentos, cuando todo está pasando y con lo lejos que puede llegar esta selección, será una gesta que podré contar con orgullo a mis nietos”, manifestó McDonald. McDonald se apresura a destacar el trabajo de todos sus compañeros, incluidos los jugadores más jóvenes del país que ayudan a las selecciones de todas las categorías, y los veteranos que se mantuvieron firmes y cumplieron con Montserrat en ciclos anteriores, incluso cuando el combinado sufría contundentes derrotas. “Entré a formar parte de esta Montserrat pujante después de lo que fue, cuando la selección empezaba la transición. Hay jugadores que estaban en ella cuando no era nada, como el mediocampista Dean Mason. Estaban aquí cuando Montserrat perdía por 7-1 y nunca han aflojado, nunca han abandonado. Algunos podrían haber dicho que paraban, que no seguían más, pero nunca tiraron la toalla, y quiero reconocerles el enorme mérito que eso tiene. Se quedaron, y hemos llegado hasta donde estamos gracias a ellos”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *