Traoré, entre obstáculos y objetivos
Aissata Traoré es centrocampista de Malí y del EA Guingamp francés Su máxima: caer para levantarse con más fuerza Aspira al Mundial Femenino de 2023 tras haberse perdido Francia 2019 Hay derrotas más amargas que otras. La sufrida por Malí contra Camerún (4-2) en el partido por el tercer puesto de la Copa Africana de […]
  • Aissata Traoré es centrocampista de Malí y del EA Guingamp francés
  • Su máxima: caer para levantarse con más fuerza
  • Aspira al Mundial Femenino de 2023 tras haberse perdido Francia 2019
Hay derrotas más amargas que otras. La sufrida por Malí contra Camerún (4-2) en el partido por el tercer puesto de la Copa Africana de Naciones (CAN) Femenina 2018 es una de ellas. Además de haberse quedado fuera del podio continental, las malienses vieron cómo ese día se esfumaba un sueño: un billete histórico para la Copa Mundial Femenina de la FIFA Francia 2019. “Se me quedó atravesado en la garganta. Habíamos puesto mucho empeño y ganas en ese partido. Todas soñábamos con clasificarnos para ese Mundial. Por desgracia, ya conocemos la continuación…”, lamenta Aissata Traoré, centrocampista de las Águilas, para FIFA.com. “Ese día nos faltó experiencia. Muchas de nosotras disputábamos nuestra primera CAN. Pero esa derrota sólo nos servirá para crecer”. Habla la voz de la experiencia en esta centrocampista maliense de 23 años. Forzada por las circunstancias, Aissata ha convertido a la máxima ‘caer para levantarse con más fuerza’ en su leitmotiv. Como un símbolo: si bien la selección femenina de Malí no supo obtener su billete a Francia, Aissata Traoré, por su parte, sí logró abrirse un camino hacia tierras galas, para militar en el Guingamp desde octubre de 2019. “Es una revancha personal en relación a ese Mundial que me perdí. No pude ir allí con mi selección, pero en su defecto, fui yo sola”, explica. “Jugar en Francia es un sueño que se ha hecho realidad. Me había prometido a mí misma jugar algún día contra Wendie Renard, que es un modelo para mí. Lo he conseguido, e incluso me hice una foto con ella al término de un partido, la temporada pasada”.

Cuando la COVID sigue al paludismo…

Una vez más, el camino que la condujo desde Turquía (donde jugaba en el curso 2018/19) hasta los campos de la primera división francesa estuvo plagado de escollos. En efecto, la maliense contrajo el paludismo, lo que retrasó muchísimo su debut en el conjunto bretón, al que llegó en octubre de 2019. “Me puso fuera de servicio. Perdí 4 kilos, estaba lejos de mi familia… lejos de todo. Todavía no estaba adaptada a Francia y a mi nueva vida. Fue difícil, pero lo superé”, asegura. Aissata volvió a jugar, y bastante bien. En el mes de febrero, encadenó por primera vez 5 encuentros, y vio puerta en 3 ocasiones. Pero un nuevo obstáculo entorpeció su trayectoria: “La pandemia del coronavirus golpeó fuerte cuando por fin estaba lanzada”, explica. “Tuve que poner al mal tiempo buena cara, lejos de los míos. Fue duro y lloré mucho, pero hoy, evidentemente, la cosa va mejor. Regresar a los terrenos de juego ayuda…”. ¡Eso también lo sabe ella mejor que nadie! Aissata Traoré, nacida en Bamako en 1997, tuvo que luchar para hacer que aceptasen la idea de que ella podía convertirse en futbolista, en un país tradicionalmente conservador en ese tema. “Aprendí a jugar al fútbol en la calle, con amigos del barrio. Pero en Malí estaba mal visto que las chicas jugaran al fútbol. Mi propia madre no quería que jugase; quería protegerme de los insultos. Me señalaban con el dedo porque practicaba un deporte de chicos”, confiesa. “Pero mi padre sí que me ha apoyado siempre en mi pasión”, continúa. “Siempre repetía que si él mismo no veía inconveniente en que yo jugase al fútbol, así debía ser con todo el mundo. ¡Sin él yo no estaría aquí! Y creo que hoy está muy orgulloso de lo que he llegado a ser”.

En Francia para ganar experiencia

¿Qué padre no lo estaría? Las hazañas de Aissata Traoré tanto con la selección de Malí como con el EA Guingamp son a la vez extraordinarias y destacadas. Actualmente es el buque insignia de una disciplina que cada vez cobra más impulso en Malí. “Jamás se me ocurriría pensar que soy una estrella, pero sí, a veces incluso me reconocen por la calle”, señala tímidamente. Potencialmente, Traoré podría afianzar un poco más su excelente reputación clasificando a su selección para el próximo Mundial Femenino de 2023. “¡Ese es el objetivo! Vamos a dotarnos de los medios para sacarnos la espina”, anuncia antes de concluir: “¡Confío en ganar experiencia en Francia y ponerla a disposición de mi país!”.
Aïssata Traoré ( Guingamp )

Aissata Traoré, en breve:

  • ¿Su jugadora preferida? Wendy Renard
  • ¿Su jugador preferido? Andrés Iniesta y Kylian Mbappé,
  • ¿Su puesto predilecto? ¡Extremo izquierda! Soy diestra, y me gusta venirme hacia el interior para rematar de rosca o centrar
  • ¿Su equipo preferido? El FC Barcelona
  • ¿Su sueño? Jugar un Mundial, ganar trofeos, disputar una Liga de Campeones, ¡ganar la Copa Africana de Naciones!
  • ¿Su número de camiseta? El número 14, día del cumpleaños de mi madre.
  • ¿Su plato favorito? El Thieb. Es un plato africano a base de arroz y verduras
  • ¿Sus aficiones? Leer, cine y Playstation
  • ¿Su secreto? Tengo una hermana gemela, Aissatou, a la que tengo al teléfono todos los días.
Aïssata Traoré ( Guingamp & Mali )

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *