Banca acude a las emociones para presionar endeudamientos
Las entidades bancarias aluden, por ejemplo, a fotografías familiares e imágenes llamativas que invitan a unas vacaciones de ensueño, a estar bien con el otro apelando a lemas como “nosotros confiamos en tí, por eso te prestamos dinero”, o “nosotros te vamos a acompañar”, entre otros. Por su parte los créditos hipotecarios, de estudios y […]

Las entidades bancarias aluden, por ejemplo, a fotografías familiares e imágenes llamativas que invitan a unas vacaciones de ensueño, a estar bien con el otro apelando a lemas como “nosotros confiamos en tí, por eso te prestamos dinero”, o “nosotros te vamos a acompañar”, entre otros.

Por su parte los créditos hipotecarios, de estudios y de libre consumo son las líneas abiertas por las entidades financieras, cuyas premisas se basan en el endeudamiento para que el cliente logre estudiar o alcanzar algún otro objetivo personal.

Así lo revela la investigación de Iván Orlando López Arias, magíster en Psicoanálisis, Subjetividad y Cultura de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL), en la cual surgieron preguntas orientadas a responder: ¿por qué nos endeudamos, se puede pensar en un empuje al endeudamiento, y de ser así, de dónde emerge?

En el estudio se presentan elaboraciones estructurales desde el psicoanálisis en el terreno de lo inconsciente, con planteamientos de Sigmund Freud y de Jacques Lacan, especialmente.

Allí se explica además cómo la deuda se instala en la constitución misma de lo humano al organizarse en deuda simbólica; también se recorre la falta de objeto en relación con el fetichismo y el dinero, y por último se analizan los mensajes del discurso y su proximidad con el discurso capitalista.

“Tras una revisión me fui encontrando una y otra vez con que el sistema financiero desliza a los valores humanos que antes eran la confianza, la credibilidad y la responsabilidad, para que la persona acceda al crédito; y le venden valores como energía, felicidad, bienestar, tener lo que se quiere, y eso, más allá de ser económico, es algo psicológico”, señala el investigador.

Deudas, el sufrimiento del siglo XXI

El sentimiento inconsciente de culpa lleva a una necesidad de castigo también inconsciente, por lo que el puente entre la deuda y la manera como se endeudan las personas son un ejemplo de esa necesidad y ese castigo.

En este caso, el castigo se representa en los reportes negativos por no pago de las tarjetas de crédito y demás obligaciones, y allí se les dice a las personas que no tienen un historial limpio, no tiene un puntaje positivo y automáticamente esta queda cancelada o bloqueada para poder volver a acceder a otro crédito.

Actualmente, al hablar de una crisis de valor, más que aludir a emociones y sentimientos familiares, se piensa en algo económico, considerando al ser humano desde el tener, más que desde el ser.

Según la investigación, la cadena de valor a causa de una astucia en el discurso lleva al ser humano a creer que “teniendo” más va a “ser” más, en un escenario en el cual los que tienen sufren por tener más y los que no tienen sufren por no tener.

“Desde el psicoanálisis el dinero aparece como lo que engloba el discurso de si tienes dinero, eres’, y al tener o manejar ese tipo de discursos del capitalismo se encuentra en la vida real una cantidad de sufrimiento, porque no le dicen a las personas cuánto dinero hay que tener para ser, y es ahí donde se pervierte el tema de los valores humanos”, sostiene el investigador.

Dentro de los ejemplos expuestos por el investigador resalta el lema de una reconocida cadena de almacenes: “si la tienes, lo tienes”, en la cual se manifiesta de una forma explícita el hecho de tener una tarjeta de crédito como única forma de tenerlo todo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *