Lourizán halla tres familias de pino que resisten la enfermedad del nematodo
Combatir el nematodo del pino, cuyo nombre científico es Bursaphelenchus xylophilus, no es tarea sencilla. No existe lucha biológica que permita acabar con esta plaga, explica Enrique Martínez, director del Centro de Investigación Forestal de Lourizán. Así que en el año 2013 se optó por poner en marcha una investigación que permitiera encontrar familias de pino que fueran […]

Combatir el nematodo del pino, cuyo nombre científico es Bursaphelenchus xylophilus, no es tarea sencilla. No existe lucha biológica que permita acabar con esta plaga, explica Enrique Martínez, director del Centro de Investigación Forestal de Lourizán. Así que en el año 2013 se optó por poner en marcha una investigación que permitiera encontrar familias de pino que fueran resistentes a ella. La tarea recayó sobre un equipo coordinado por Raquel Díaz, que ahora está obteniendo los primeros resultados. De las 91 familias de Pinus pinaster, el pino del país, a las que se le inoculó este nematodotres de ellas han demostrado una resistencia del 80 %. Ahora solo queda que sus semillas sean catalogadas a nivel nacional para que, posteriormente, puedan ser puestas a disposición de todos los interesados. 
«El nematodo es una enfermedad que ha llegado para quedarse. En todos los países en los que ha entrado han optado por encontrar familias de coníferas que sean resistentes y ese ha sido también nuestro trabajo», explica Martínez. Esta plaga afecta, actualmente, a 25 municipios del sur de la provincia de Pontevedra, que se encuentran en cuarentena. En ellos fue preciso poner en marcha una serie de medidas, que afectan tanto a los aserraderos como a los propietarios del monte, para evitar que se propague este temido gusano al resto de la comunidad. Al mismo tiempo, se inició una investigación que quería encontrar especies de pino que fueran resistentes a la plaga. El centro de Lourizán contaba ya con una gran base de material genético, pues lleva años trabajando en la mejora genética del pino. Hasta el 2013, esos trabajos se centraban en criterios como la rectitud o el crecimiento. Pero, a partir de entonces, los estudios se dedicaron al nematodo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *