Consultor empresarial: todo lo que debes saber
La profesión de consultor empresarial es una de las más codiciadas y probablemente una de las más complejas que existen. ¿A qué se debe? Al nivel de conocimiento que deben exhibir estos expertos en materias corporativas. ¿Qué es un consultor empresarial? El consultor corporativo o empresarial es el profesional con altos conocimientos en un tema […]

La profesión de consultor empresarial es una de las más codiciadas y probablemente una de las más complejas que existen. ¿A qué se debe? Al nivel de conocimiento que deben exhibir estos expertos en materias corporativas.

Consultor empresarial: todo lo que debes saber

¿Qué es un consultor empresarial?

El consultor corporativo o empresarial es el profesional con altos conocimientos en un tema específico. Dichos conocimientos los usará para ayudar a otras personas u organizaciones para que optimicen sus procesos y maximicen sus beneficios a través de la productividad, la motivación y la perfección de la forma de trabajar.

Un consultor empresarial puede trabajar de forma integral o en un área concisa de actuación. Todo dependerá de su especialidad y de las necesidades del cliente. Sea como fuere, si se considera necesario, se pueden contratar a varios consultores para optimizar todos los procesos de la compañía.

1. El consultor puede trabajar para un profesional o para una empresa y, como decimos, ya sea un solo experto o un equipo de ellos, cumplirán con las siguientes funciones:

2. Diagnosis de problemas.

3. Aspectos que pueden y deben ser optimizados.

4. Definición de soluciones.

5. Mejoras que se pueden y deben implantar.

6. Establecimiento de metas.

7. Trazado de rutas óptimas para alcanzar los resultados marcados.

El perfil del buen consultor

Dicho esto, todo buen consultor empresarial debería reunir una serie de características, habilidades y competencias que lo convierten en la figura óptima para detectar fallos y maximizar procesos. Veamos los considerados más importantes:

  • Coherencia: dada la naturaleza de los acontecimientos que el consultor va a encontrar, por ejemplo, quejas de empleados enfrentados a tipos de liderazgo de sus jefes, ha de ser siempre coherente, manteniendo una actitud constructiva y neutral.
  • Visión macro y sistémica: es posible que la empresa que contrata a un consultor requiera del profesional un trabajo muy específico. Así pues, hace falta una amplia visión para localizar las mejores opciones para solucionar el problema.
  • Limitaciones claras: también debes saber que, aunque seas una autoridad en tu profesión, tienes limitaciones. Acéptalas y trabaja en conocerte bien para saber hasta dónde puedes llegar.
  • Capacidad para involucrar a los demás: en cada proyecto en el que trabajes, tienes que poder involucrar a todos a los que concierne el asunto. Todo es posible si el equipo tiene la motivación adecuada. 
  • Adaptación a los tiempos: como consultor empresarial, tendrás un tiempo específico. Así pues, debes ser capaz de adaptarte al timing propuesto en la detección de los problemas y las propuestas de optimización y mejora cumpliendo los plazos marcados.
  • Compartir logros: como en todos los negocios, los colaboradores serán básicos para alcanzar los objetivos. Una vez logrados, recuerda reconocer a cada uno su trabajo compartiendo los méritos a través de un correcto feedback.
  • Conocimiento específico: el consultor empresarial tiene que tener conocimientos muy específicos en el campo corporativo para poder ver todas las posibilidades y para saber qué soluciones pueden ser mejores en cada caso. La especialización es muy importante en este rubro.
  • Identificación de oportunidades: como si hicieras una especie de DAFO de una empresa, no solo identificarás debilidades y amenazas, también has de analizar las potencialidades y las oportunidades de crecimiento existentes.
  • Creatividad: obviamente tienes que mostrar gran capacidad creativa. Has de buscar nuevos enfoques para solucionar problemas que, por otra parte, suelen ser comunes en muchas empresas.
  • Habilidades blandas: aquí se incluyen aquellas menos específicas, como gestión del tiempo, paciencia y perseverancia, etc.

Las mejores consultoras del mundo

Existen muchos tipos de consultorías y consultores. Algunos se especializan en ventas, otros en marketing, también los hay volcados en el aspecto financiero o de recursos humanos. Y, por supuesto, los expertos en gestión empresarial.

Sea como fuere, a nivel mundial destacan ciertas empresas, por ejemplo: 

  1. The Boston Consulting Group
  2. McKinsey & Company
  3. Deloitte Consulting
  4. Bain & Company
  5. The Bridgespan Group
  6. Oliver Wyman
  7. Putnam Associates
  8. Parthenon- EY
  9. The Brattle Group
  10. LEK Consulting

A grandes rasgos, sabes todo lo que se espera de un buen consultor empresarial. Si consideras que este es tu futuro profesional, recuerda formarte muy bien en el campo corporativo y adquirir mucha experiencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *