Enfermedades renales de caninos son similares a las de los humanos
Las glomerulopatías –enfermedades que se caracterizan por una pérdida de las funciones normales del glomérulo renal, o filtro del riñón– son consideradas hoy como una de las causas más importantes de la falla renal crónica tanto en humanos como en caninos.BOGOTÁ D. C., 03 de noviembre de 2020 — Agencia de Noticias UN- Se calcula […]

Las glomerulopatías –enfermedades que se caracterizan por una pérdida de las funciones normales del glomérulo renal, o filtro del riñón– son consideradas hoy como una de las causas más importantes de la falla renal crónica tanto en humanos como en caninos.
BOGOTÁ D. C., 03 de noviembre de 2020 — Agencia de Noticias UN-

Se calcula que las glomerulopatías pueden corresponder a más del 50 % de los casos de enfermedad renal crónica (ERC) en caninos y que los animales diagnosticados con esta enfermedad tienen una supervivencia corta y malas respuestas al tratamiento.

La glomeruloesclerosis focal y segmentaria –cicatrización y pérdida segmentaria de la función de los glomérulos (filtros de los riñones)–, la displasia renal (falta de maduración de las nefronas con múltiples quistes en el riñón) y la glomerulonefritis (inflamación de los riñones), son algunas de las enfermedades renales que se presentan en humanos, y de forma importante en caninos, con mecanismos de lesión similares.

Estas patologías pueden ser inducidas por una enfermedad renal primaria, por mutaciones genéticas o por glomerulopatías secundarias ocasionadas por enfermedades sistémicas como el lupus, infecciones, tumores o como respuesta a medicamentos.

“El aumento en el número de casos de ERC en animales de compañía son el resultado de las formas de vida y del envejecimiento”, explica la médica veterinaria Paula Cristina Esquinas Castillo, doctora en Ciencias - Salud Animal de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL), autora de la investigación.

“Estudiar estas similitudes proporciona numerosa y valiosa información que permite describir patrones de la enfermedad y sus diferentes combinaciones y que se puede utilizar en la práctica clínica para darles un mejor tratamiento a los animales que –la mayoría de las veces– no presentan síntomas de la enfermedad”.

En Colombia, las glomerulopatías en humanos, frecuentemente diagnosticadas en un 59,8 % como formas primarias y 41,2 % como secundarias, generalmente conllevan a la pérdida progresiva de nefronas funcionales responsables de la purificación de la sangre y terminan en insuficiencia renal crónica y enfermedad renal en etapa terminal (ERET).

Para prevenir enfermedades

En los mamíferos el glomérulo renal es un lecho vascular muy desarrollado que filtra pequeñas moléculas –como agua, azúcares, electrolitos y proteínas pequeñas– que pasan a través de una barrera que retiene las proteínas de alto peso molecular y las células de la circulación. El desarrollo adecuado y la preservación de esta estructura durante toda la vida es esencial para prevenir enfermedades graves.

En la investigación de la doctora Esquinas se tomaron biopsias renales de 22 caninos, es decir muestras del tejido de riñón mediante agujas especiales, a través de la pared abdominal.

Después las muestras se dividieron en fragmentos para realizar pruebas especializadas que permitieran ver cambios morfológicos, determinar la presencia y el nivel específico de proteínas celulares y si había alguna falla estructural asociada con la filtración renal evidenciada a través de la presencia de proteína en la orina del animal.

Luego se realizaron diferentes técnicas para determinar si las enfermedades mostraban mecanismos compartidos, mediante tres tipos de microscopía: de luz, electrónica de transmisión y confocal, además de inmunofluorescencia.

Estas pruebas le permitieron a la investigadora cerciorarse de que la técnica de microscopía de luz sola no es suficiente para lograr un diagnóstico final en los caninos y que se requiere de las demás técnicas para lograr un mejor acierto.

Para la doctora Esquinas, lo más importante al momento de prevenir o tratar a tiempo la aparición de estas enfermedades renales es crear conciencia de que no se manifiestan de manera temprana, y que cuando aparecen síntomas, ya puede ser muy tarde.

Por esto recomienda una visita regular al médico veterinario, y mantener a los animales con su plan de vacunación al día y adecuado para su edad, además de realizar estudios histopatológicos completos en caso de falla renal, pues aunque en algunos casos estas enfermedades se asocian con bacterias o virus, la mayoría se da por causa indeterminada o por genética. En estos casos, una oportuna detección y diagnóstico específico pueden hacer la diferencia en la respuesta al tratamiento, advierte la especialista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *